Justicia for El Paso: Police Change Now!

Public Petition for Immediate Changes In El Paso Police Department

June 2020, El Paso, Texas

In the last 10 years, under the direction of Chief Greg Allen, the El Paso Police Department (EPPD) has been plagued by incidents of abuse, misconduct, and the improper use of lethal force. Gross cases of shootings and killings of El Pasoans, along with internal policies and practices that allowed officers to use lethal force with few or no consequences, has created a fundamental problem with accountability. These cases of police brutality and abuse have gone unpunished leading to a culture of impunity and guaranteeing that officers who abused their power would continue to do so. A complete disregard of community-oriented policing has created a systemic problem within the EPPD that cannot be fixed superficially. EPPD must be overhauled, restructured, and held accountable. The city and the police department must put people and community first. Now is the time to shift our focus and tax dollars from maintaining and defending violent and misaligned police practices to developing community-led initiatives that meet the needs of all El Pasoans.

The City of El Paso does not have to be on the wrong side of history. This is our opportunity to transform, improve, and answer the call of the moment.

Therefore, I am signing this petition directed to the El Paso City Council to act immediately on the following demands:

1. The City must cease defending police officers who have killed El Pasoans, and instead focus its resources and efforts to bring justice to the families of those who have suffered death and abuse by the EPPD. Hundreds of thousands of dollars are being spent by the City of El Paso to pay out-of-town legal firms to defend the indefensible. The City should instead compensate the victims.

2. The City must create an independent review commission with investigative and subpoena powers. Members of this commission must have absolutely no previous ties to EPPD. The City of El Paso has to use this opportunity to revamp all policies and practices of the EPPD, including the creation of these, by the City Council, of an Independent Civilian Oversight and Review Board or Committee that reviews and investigates all EPPD policies, procedures, and budget (including use of force, complaint process, budget allocation, treatment of vulnerable population, civil and human rights training, disciplinary procedures, reporting of incidents, supervision process, etc.).

3. Transform the EPPD into a community-centered policing model and end the “us against them” mentality of the police department. This is the time to reimagine public safety and create a dynamic change in the way officers interact and relate to the community they serve. The City should re-invest in underfunded social initiatives and begin earnest, community-wide discussions on community policing models that would work for El Paso, specifically related to calls involving mental health, substance abuse, or homelessness.

4. Chief Greg Allen must go. Every public servant must be held responsible for their actions, and the City Council of El Paso must immediately pass a vote of no confidence against Police Chief Gregg Allen and seek his resignation. This will be the first step to confront the culture of impunity created by Chief Allen and to transform the EPPD into a department that truly serves and protects the public.

Please sign this petition only if you are a resident of El Paso.

The petition is sponsored by:

  • Border Network for Human Rights
  • Paso del Sur
  • Border Agricultural Workers Project
  • Raza Organize
  • Chicano Pre-law Society at UTEP
  • Reform Immigration for Texas Alliance (RITA)   
  • El Paso Chicano(a)x History Project
  • El Paso Equal Voice Network
  • The El Paso Chapter, The Links, Inc.
  • El Paso Young Democrats 
  • UTEP M.E.Ch.A.
  • National Lawyers Guild – El Paso
  • Grupo Dignidad
  • El Paso Grassroots

Petición pública para cambios inmediatos en el Departamento de Policía de El Paso

Junio del 2020. El Paso, Texas

En los últimos 10 años, y bajo la dirección del jefe Greg Allen, el Departamento de Policía de El Paso (EPPD, por sus siglas en inglés) ha estado plagado por incidentes de abuso, mala conducta y el uso indebido de fuerza letal. Graves casos de tiroteos y muertes de residentes de El Paso, al igual que políticas y prácticas internas que han permitido que los agentes hagan uso de la fuerza letal con pocas o ninguna consecuencia, han creado un problema fundamental de falta de responsabilidad por parte de esa agencia. Estos casos de brutalidad policíaca y abuso no han sido castigados ni enfrentado las consecuencias necesarias, abriendo paso a una cultura de impunidad y garantizando que los oficiales que han abusado de su fuerza continúen con dichas prácticas. El desprecio total hacia una política orientada a la comunidad ha creado un problema sistémico dentro de la EPPD que no puede ser solucionado superficialmente. El Departamento policiaco de El Paso debe ser revisado, reestructurado, rendir cuentas sobre su trabajo. La ciudad y el Departamento de la Policía tienen que poner a la gente y a la comunidad como prioridad. Este es el momento de cambiar el enfoque y evaluar si el dinero de nuestros impuestos va dirigido a mantener defender prácticas policiales violentas y desalineadas, para desarrollar iniciativas lideradas por la propia comunidad y que satisfagan las necesidades de todos los residentes de El Paso.

La ciudad de El Paso no tiene por qué estar en el lado equivocado de la historia. Esta es nuestra oportunidad de transformar, mejorar y responder al llamado que nos hace este momento.

Por lo cual, estoy firmando esta petición dirigida al Concejo Municipal de El Paso para que actúe de inmediato en las siguientes exigencias:

1. La Ciudad debe dejar de defender a los agentes de policía que han matado a los habitantes de El Paso y, en cambio, concentrar sus recursos y esfuerzos para llevar la justicia a las familias de aquellos que han sufrido muertes y abusos por parte de la EPPD. La ciudad debe indemnizar a las víctimas. La Ciudad de El Paso está gastando cientos de miles de dólares para pagar a firmas legales fuera de la ciudad para defender lo indefendible.

2. La Ciudad debe crear una comisión independiente de revisión con poderes de investigación y poder de citación. Los miembros de esta comisión no deben tener absolutamente ningún vínculo previo con EPPD. La Ciudad de El Paso tiene que aprovechar esta oportunidad para renovar todas las políticas y prácticas de la EPPD, incluida la creación de éstas, por parte del Concejo Municipal, de una Junta o Comité de Supervisión y Revisión Civil Independiente que revise e investigue todas las políticas, procedimientos y presupuesto del Departamento de Policía (incluido el uso de la fuerza, el proceso de quejas, la asignación del presupuesto, el tratamiento de la población vulnerable, la capacitación sobre derechos civiles y humanos, los procedimientos disciplinarios, la notificación de incidentes, el proceso de supervisión, etc.).

3. Transformar la EPPD usando un modelo de vigilancia centrado en la comunidad y que ponga fin a la mentalidad de “nosotros contra ellos” del Departamento de Policía. Este es el momento de reimaginar la seguridad pública y crear un cambio dinámico en la forma en que los oficiales interactúan y se relacionan con la comunidad a la que sirven. La Ciudad debería reinvertir en iniciativas sociales que han sido pobremente financiadas y comenzar discusiones serias en toda la comunidad sobre modelos de vigilancia comunitaria que funcionarían para El Paso, específicamente relacionados a llamadas de ayuda sobre salud mental, abuso de sustancias o la falta de vivienda.

4. El jefe Greg Allen tiene que irse. Todos los servidores públicos tienen que ser responsables por sus acciones, y el Concejo Municipal de El Paso tiene que aprobar de inmediato un voto en el que se le retire la confianza al jefe de la Policía Greg Allen y exigir su renuncia. Este sería el primer paso para confrontar la cultura de impunidad creada por el Jefe Allen y para transformar la EPPD en un departamento que realmente sirva y proteja al público.

Por favor firme esta petición sólo si es residente de El Paso.

Esta petición es respaldada por:

  • Border Network for Human Rights
  • Paso del Sur
  • Border Agricultural Workers Project
  • Raza Organize
  • Chicano Pre-law Society at UTEP
  • Reform Immigration for Texas Alliance (RITA)   
  • El Paso Chicano(a)x History Project 
  • El Paso Equal Voice Network
  • The El Paso Chapter, The Links, Inc.
  • El Paso Young Democrats 
  • UTEP M.E.Ch.A.
  • National Lawyers Guild – El Paso
  • Grupo Dignidad
  • El Paso Grassroots